RECONSTRUCCIÓN

Los viejos y certeros sonidos,  ahora tan conocidos. Los reflejos esculpidos sobre empedrados mojados en los tenues callejones, y las típicas costumbres que se insinúan asomando tras las sombras que nos alojan. Los días pasados, y el escaso futuro. La furia de la tormenta, y la calma de la prudencia. El amor ciego, y los siguientes segundos inciertos.

Y a pesar de todo ello, la destreza del alma observándolo todo en la distancia más absoluta.

El tiempo corre, como solo él sabe hacerlo de manera innata. Los tiempos se transforman a cada pequeño amanecer, y la oscuridad y la luz se alternan silenciosas en su eficiente arquitectura diaria.

Apenas empieza un año y ya termina otro, olvidado súbitamente, desterrado a un archivo de sucesos señaladores, como nexo a un motivo vital consecuente.

La lluvia sigue cayendo sobre nosotros, y el sol nos despierta del letargo en el que nos sume la niebla más profunda. Y sin embrago los rasgos más extremos se ausentan ya de nuestro pequeño plan diario solo para anidar en el recuerdo más pasado.

El mundo aguanta un año más las embestidas de lo extraño, y uno sigue viendo de todo un poco en esta vida tan pasajera.

 

Los últimos acordes de este año que se escapa repiquetean silenciosos en mi pequeña parcela de abrigado refugio.

Pasan las nubes sobre las estrechas aceras, y el río se escucha, torpe, acechando un encuentro seguro que ha de venir.

Apenas inquietan los vientos sordos del norte, y reposan sabiamente las costumbres de otros tiempos.

Los relojes nunca paran, y sin embargo se impregnan de sucesos que los disfrazan de pasado y futuro, solo para asustarnos un poco más aún.

Yo no puedo olvidar ciertas cosas, y apenas recuerdo otras, y aquí sigo contemplando esta insólita existencia nuestra, como si fuera consciente de algo de lo que sucede realmente.

No se si nuestro tiempo se acaba, o realmente nunca lo hemos tenido.

Solo espero aquí sentado,  a que sucedan las cosas, a la imaginación, a la sorpresa, a la experiencia más extensa, a que todo cobre un sentido verdadero.

Sospecho que tendré que cambiar para contemplar el mundo con otras capacidades, con otras circunstancias que me permitan bosquejar una sonrisa verdadera con solo un pequeño vistazo.

Hasta entonces, confórmense con lo que hay.

Felices días, pues siempre me resultó exagerado atreverse con un año entero.

Toño Molero.

12river02012016

Anuncios

Un comentario en “RECONSTRUCCIÓN

  1. Me alegra que vuelvas a escribir. Perdona mi ignorancia porque a veces no consigo entender exactamente lo que evocan tus palabras pero lo haces tan bonito que me da igual.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s