YO MISMO

Una vez más contemplo el mundo un instante antes de perder la cordura. El viento sisea distraído sus ecos dinámicos, y me enreda en un profundo letargo. Las nubes se dispersan en un extraño desorden áureo, y todo el resto se mantiene suavemente quieto.

Y aquí y ahora permanezco yo, sentado tras el silencio de los muros protectores, reflexivo, nervioso, emocionado y asustado. Decidido a estudiar una vez más cada movimiento, cada trazo dibujado. Sin saber si soy quien era entonces. Con más pasado que futuro y con menos presente del que siempre sueño.

Callado e introvertido, necesitado, y activista de pequeños escarceos vitales. Vagabundo emocional y aventurero controlado. Nada irracional por supuesto, y moderadamente inquieto.

A días alternos me emociono con el mundo que me rodea, pero ya no recuerdo los sueños de mi infancia.  Ya no hago tantos planes, y las noches a veces me dan miedo, por ese asunto del  exceso de pensamiento.

Dicen que un halo de tristeza me acompaña, y sin embargo yo,  apenas puedo verla de tanta costumbre. Me agrada la realidad de la vida, aunque apenas pueda controlar mis propias emociones. No creo en casi nada que no entienda levemente, pero hace años que aprendí a no negar nada.

A veces me enfado conmigo mismo y entonces tengo que aprender a odiarme un poquito.

Cada día camino un poco más despacio, con la esperanza de no asustarme demasiado de las cosas de esta vida. Pero soy consciente de tener que caminar hasta el final, tratando de hacerlo lo mejor posible.

Ha pasado ya un año, y todo me parece extrañamente distinto.

Apago ahora las luces de esta publicación semanal que dejó abierta no obstante a mi codicia esporádica.

Yo mismo me he podido conocer un poco más, y mecer entre mis manos inexpertas alguna que otra emoción controlada tras la extensa tormenta.

Ahora queda el aroma mágico que perdura tras los aguaceros, el sabor a tierra húmeda, la luz tenue que asoma lentamente, y sobre todo la calma que lo inunda todo.

A veces todo acaba como empieza y a veces el mundo se muestra tal y como lo sospechamos. A veces las cosas suceden y ya está.  Pero la vida funciona como la imaginamos, y deberemos estar atentos.

Desde aquí, desde la tormenta, estaremos vigilando.

Un abrazo.

Toño Molero.

10gijonverano13082015

 

 

Anuncios

2 comentarios en “YO MISMO

  1. Ha sido un placer leerte cada semana.
    Me hacía sentir más cerca y en comunicación contigo.
    Me imagino que a partir de ahora lo haremos de otro modo.
    Besos y animo con los nuevos proyectos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s