LA RABIA DEL MOMENTO

Siento una insana costumbre corriendo por mis neuronas gamberras, que en esencia podría generalizar a la tropa en general, y que consiste vagamente en asumir inesperada e incomprensiblemente las cosas que nos encaraman los próceres, mandatarios varios, gerifaltes y demás especies del momento, incapaces de extinguirse a pesar de la moda humana de acabar con cualquier especie que destaque.

A la sombra de cualquier suceso cuya explicación se hace cada vez más demandada, por ese asunto de la información mundial, recibimos las respuestas mas absurdas, las excusas mas tristes, y los silencios más austeros.

Constantes teorías bullen a nuestro alrededor, abriéndonos en canal la mente y demasiado a menudo el cuerpo, y practicado heridas infecciosas en el alma, lo cual es la parte peor.

Entonces sentimos la rabia del momento, y luego nos reímos absurdamente, comentamos los hechos en la manada, y asumimos con destreza que el mundo continua lentamente sin que nada haya cambiado, sin que nada pase en realidad.

Imagino que el mundo en su humanidad siempre ha sido así, corrosivo por la propia naturaleza humana. Y sí, sorprendentemente funciona, quizás debido a esa maldita adaptación social nuestra que hemos cultivado y abonado defensivamente, y que a pesar de la rabia del momento, nos mantiene inertes y distraídos como pequeñas estatuas esperando el próximo acontecimiento.

Esta costumbre arraigada en nosotros perdura por los tiempos. Quizás podamos olvidarla algún día, o quizás no sea necesario, porque esta sociedad se descomponga, fruto de la codicia de algunos, y de la ignorancia de otros. En algún punto pasaremos de la cordura a la locura, o viceversa,  y algo diferente sucederá. Pero esto apenas son conjeturas irreverentes propias de una escasa reflexión de naturaleza instantánea.

El mundo me parece mucho más complejo, básicamente por los seres que lo pueblan y que a veces parecen no encajar en su espacio natural.

La racionalidad nos hace a veces irracionales, y siento como una parte del fracaso va innata en nuestra naturaleza.

¿Seremos capaces de contener tanta presión bajo este contenedor vital que nos acoge?.

Solo estoy convencido de que este no es nuestro verdadero ser, nuestra naturaleza humana, nuestro cometido o camino, y que tarde o temprano, algo deberá cambiar profundamente en nuestra visión de este mundo.

Un abrazo.

Toño Molero.

Coleccion2

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “LA RABIA DEL MOMENTO

  1. Precioso relato. No tengo clara la esencia de la naturaleza humana. Por un lado parece que estamos hechos para la belleza y que todo el mundo es bueno. Sin embargo esas noticias que nos provocan la rabia del momento me hacen perder un poco de fe en la humanidad. Muy interesante la imagen que condensa tus palabras. La belleza y la muerte.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s