LA NOCHE MÁS OSCURA

Yo soy de esas personas reflexivas, con tendencia al análisis táctico y minucioso en la observación lógica de los sucesos que acontecen acompañando al minutero. Y persiste en mí una dualidad de hábito algo molesta, vieja como mis recuerdos, y eternamente presente en todos los rincones donde asomo.

No alcanzo a entender el motivo de esta extraña convivencia, ni a poder cuantificar cuánto de mí se concentra a cada lado de esta sombría balanza vital.

Así, el tiempo avanza precoz,  sin que podamos entender su mecanismo, y numerosos actos asombrosos, sellan cada segundo de este encuentro inevitable.

De repente, el sol está ahí, y golpea suavemente mis manos inquietas haciendo que me inunde una grata sensación de vida. Todo respira a mi alrededor con suma inteligencia. Los árboles llenándolo todo, las personas a sus cosas, el viento marcando una frontera imaginaria que nos convierte en frágiles partículas cósmicas, las aguas a su ritmo con toda esa música a su alrededor, y los pequeños seres animados ronroneando una petición de caricia, un trozo de espectáculo de este bosque animado.

Y sobre estos mares descanso, empapándome de todo y respirando tranquilo, llenando mis pulmones de energía, sonriendo con cada nota, con cada partícula adquirida, con plena consciencia, y esperando el segundo que rastrea mi mente sin mayor inquietud que aquél otro que dejamos atrás.

Pero a veces el mundo entero se adormece bajo un espesa capa de niebla, y entonces ya no divisamos las montañas azuladas, los cielos planos, y todas esas  cosas pequeñitas que nos alumbran  con rabia contenida comienzan a virar a un extraño color desteñido impropio de ninguna estación, de ninguna época.

Y en los peores momentos que pueda imaginar aquella mente que antes describía, a veces aparece  repentina y certera la noche más oscura. Allí apenas se divisa el menor reflejo, la inútil esperanza, y la ira amenazando constante al amparo de eta ausencia lumínica. Se hace difícil tener consciencia, y tiendo a contar el tiempo una y otra vez, con un eco doloroso, con la desidia final de una estupidez manifiesta.

Así es la oscuridad, apoyada en el recuerdo de la luz, y nada que interese al espíritu. Todos los segundos que acontecen bajo esta circunstancia no valen casi nada, salvo que siempre nos recuerdan que seguimos aquí, con alguna idea atrapada en nuestra mente que nos marque que después de toda esta profunda oscuridad, la vida sigue funcionando sin la más mínima pausa con su luz habitual.

Un abrazo.

Toño Molero.

193MENORCA18092015

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “LA NOCHE MÁS OSCURA

  1. El mundo en general, inducido por Dios sabe qué ideales, rechaza de plano esta dualidad sin darse cuenta que todo tiene su parte yin y su parte yang. La cultura china milenaria ya se dio cuenta de ello en los albores de los tiempos y lo aceptó como parte integrante de la vida de todos los seres y todas las cosas. Y nosotros, la civilización avanzada que presumimos ser, tenemos un temor insano a una de esas partes: el lado oscuro, el yin. Todo lo que nos recuerde a él debemos evitarlo: “Vade, retro!”. Pero, ¿por qué no abrazarlo como parte integrante de la existencia? Sería la mejor manera de coexistir con él ya que, al rechazarlo, se asienta con más fuerza en nosotros adoptando las formas patológicas más variopintas. Esta cultura nuestra que des-enseña y nos aleja de nuestros sentidos y sentimientos, que nos vende que sólo la parte yang es la importante, nos está robando una parte fundamental de nuestras lecciones vitales. Aprendamos de las culturas ancestrales. Formemos parte del todo y que el todo, con su eterno devenir yin-yang, forme parte de nosotros. Aceptemos con naturalidad un poco de ese lado oscuro y fluya con nosotros el vaivén. Fácil de decir, difícil de hacer. Tal vez necesitemos desaprender lo desaprendido.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s