CUESTIÓN DE FE

A menudo me pregunto cuándo y cómo la esperanza se convierte en fe, pues tiendo a la creencia de estos dos únicos tipos de respuesta humana ante el golpe certero que nos asesta la vida de manera innata con la idea de la supervivencia en cualquiera de sus versiones.

Nacemos preguntándonos quiénes somos, o de dónde venimos, cuál es nuestro cometido en este mundo. Y todo esto se engloba en una única cuestión que nos recorre como corriente eléctrica a lo largo de nuestra vida. ¡Qué será de nosotros!.

Yo no tengo fe, pero imagino lo que es. Yo solo albergo esperanza, pues entiendo que es lo que queda de esta doble suerte. Solo siento que no quiero engañar a mi mente con respuestas que no entiende, con teorías premonitorias, con visiones divinas.

Construyo entonces una teoría simple y lógica. Ancestral en su forma y tan válida como nula. Me digo a mi mismo que no hay conocimiento. Que nuestra mente no descansará jamás. Que nunca sabré lo que sucede de verdad. Entonces solo me queda la esperanza. Porque la esperanza sigue siendo algo intangible y moldeable. Es la utopía posible sin condiciones. Es el agua del desierto. Sin ella no habría nada… salvo la fe.

No recuerdo cómo es la fe, a pesar de notar su presencia silenciosa, su bondad indiferente, su constante postulado de certezas infinitas. Todo parece más fácil a ese lado del mundo. Todo mas llevadero.

Si yo tuviera fe no tendría más preguntas ni  respuestas, ni miedo al pasado, ni lágrimas cautivas, ni frío en las noches sólidas que se avecinan. Olvidaría entonces lo que es la esperanza porque a ratos yace enferma de rabia, porque es vencida con destreza, porque es débil, y aunque siempre se rearma nunca brilla lo bastante.

Tener fe puede que sea nuestra elección necesaria. Nuestro punto fuerte. Podrá entonces valer cualquier cosa. Cualquier falacia. A mí me valdría incluso tener fe en la esperanza.

En cualquier caso algún día algo cambiará en nosotros, y entonces, estoy convencido de que hallaremos la respuesta de inmediato.

Y esto para mí… es una cuestión de fe.

Un abrazo.

image

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “CUESTIÓN DE FE

  1. De cualquier camino que seguimos una cosa es segura: Ese no es.
    De modo que cualquiera que emprendamos puede ser tan bueno como otro.
    La verdad de las cosas no parece tener dueño. Eso es algo que compartimos como seres capaces de hacerse una pregunta. A mi eso me reconforta.

    Precioso texto. Preciosa la foto que ilustra las palabras.

    Me gusta

  2. La fe es la gracia más grande que Dios nos da.Jesús en sus milagros alaba la fe de los agraciados. Tu fe te ha curado.Mujer grande es tu fe. Si tuvierais fe como un granito de mostaza, ¡cuántas maravillas haríais! ¡cómo cambiaría vuestra vida!.
    Todos tenemos inquietudes y deseos de conocer lo que es nuestra vida.
    Todo lo que existe tiene la impronta de Dios. Quien tiene ojos de fe sabe mirarlo todo a la luz del Creador.Y su vida cambia.
    Toño, texto precioso.Un abrazo Virginia

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s